Trufa negra

 

La trufa negra es uno de los hongos más preciados y valorados gastronómicamente a nivel mundial, con un aroma muy agradable, penetrante e intenso, siendo considerada el diamante negro de la cocina.

 

La trufa negra (Tuber melanosporum), es una seta que vive enterrada, asociada a las raíces de árboles forestales formando micorrizas.

 

Se trata de un hongo que se encuentra bajo el suelo y que posee un aspecto exterior oscuro tirando a negro, de superficie verrugosa. La gleba o carne es consistente y de color negro púrpura. Presenta numerosas venas finas, muy ramificadas y, de color blanco que recorren toda la pulpa.

 

La trufa negra suele ser muy olorosa para que ciertos animales al comérselas dispersen las esporas. Este aroma también es muy apreciado por el hombre y reconocido por los perros, los cuales pueden ser adiestrados para recolectarlas.

 

Es bastante complicado definir su sabor sin haberla probado. Los especialistas aseguran que no hay una trufa igual a ésta.

 

Principales factores influyentes son: hábitat, clima y cantidad de lluvia caída durante su desarrollo. Características que se cumplen perfectamente en nuestro territorio.

 

El período de recolección comienza el 15 de noviembre y finaliza el 15 de marzo.